En fechas recientes se ha celebrado el carnaval. Disfraces, desfiles, gente en las calles y ayudando a generar beneficios para los hosteleros y sus trabajadores. Especialmente en municipios y comarcas como los de La Bañeza, que en el norte de España debe de ser el más importante.
Actualmente no tengo un especial interés en esta fiesta, a diferencia de la mayoría de nuestros paisanos. Reconozco que cuanto menos es una celebración creativa y original, y hay quien se esfuerza mucho por llevar a cabo una buena puesta en escena de la estética del disfraz. Todo ello está muy bien y es una excelente excusa para salir con amigos y reencontrarte con personas de las que hace tiempo que no sabes.
Pero no pretendo extenderme más en describir lo evidente. Quiero hablar del viejo antruejo de esta zona. El que se celebraba con entusiasmo, toda la vida, en el sur de León y el norte de Zamora. Llegado el carnaval, en las casas, cuando había horno de barro –que antes lo había en todas– se elaboraba el tradicional ‘bollo de antruejo’ y yo recuerdo, siendo niño, haber visto a mi abuela hacerlo y disfrutar del olor que desprendía el conocido pastel.
Recuerdo también que la noche de brujas, en los pueblos, solíamos dar uso a los cencerros («zumbos») que antiguamente llevaban las reses al cuello, y que nosotros usábamos, a tempranas edades, para deshacer el silencio en las calles en unas fechas que todo niño considera especiales. Al día siguiente, nos poníamos la careta o un elaborado disfraz y tratábamos de discernir quién era quién entre los que aparecían vestidos de «paparrón», disfraz en el que no pocas veces aparecían elementos como la paja, o a modo de cinturón, las cuerdas de alpaca.
El antruejo era un momento especial en nuestros pueblos. En mi pueblo lo celebrábamos en el trinquete y aún nos daba tiempo a echar un partido de pelota. Ahora, en la mayoría de los pueblos la llama se ha ido apagando y ya nada es lo que era. Pero yo todavía lo vi.

Artículo publicado en El Adelanto Bañezano.

Comentar

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.